Las personas atribuimos a las marcas valores “humanos” que facilitan nuestra interrelación, Las marcas intentan anticiparse identificándose con unos valores predeterminados que después han de verbalizar para posicionarse. Así “el verbo se hace carne y habita entre nosotros”.

El término latino “verbum” viene de “logos”, palabra en griego. Cuando creamos una marca, a la que, certeros, abreviamos llamando “logo”, actualizamos la cita bíblica al otorgar a cada marca una personalidad única y una historia que la ayudarán a convivir y ser aceptada por nosotros.

El emblema corporativo, como interfaz de esta relación, asume la responsabilidad de distinguirse, representando esos valores/verbo para el sujeto/empresa y creando un discurso, o predicado, atractivo, creíble y prometedor.

13.11.08

1999 :: TRANSFORMA


de Paco Marín para Transforma
Creación de emblema corporativo para estudio de interiorismo.

No hay comentarios: